Radio en vivo
Descarga Nuestra APP (Para navegar mejor)
Versión: 4.1 y versiones posteriores
Autor: SowerTec

producción de oxígeno medicinal


Se necesitan camas UCI en todo el país. Se logró incrementar el número de ellas desde el inicio de la pandemia, pero no es suficiente. Conseguirlas es urgente para muchas familias. Foto: EFE

Fecha | Vistos 23 Nacional

Opinan especialistas. Carencia de hospitales e incremento de casos por la segunda ola de la pandemia convierten en verdaderos dramas la búsqueda de familiares de los infectados por camas UCI y oxígeno. Expertos demandan al Gobierno actuar y advierten que solo en Lima unas 2 mil personas necesitarán en 7 o 10 días más camas UCI.

La alarma dada por la Defensoría del Pueblo fue clara, un llamado de atención para actuar de manera decidida: ya no quedan camas de cuidados intensivos (UCI) para la atención de pacientes con Covid-19 en todo Lima y Callao. “Alertamos que al 23 de enero, en Lima y Callao no queda ninguna cama UCI con ventilador para adultos”, publicó la Defensoría en Twitter, basa do en datos de Susalud.

También los expertos piden incrementar la producción y mejorar la producción de oxígeno medicinal, que genera tantos vía crucis para los familiares de los peruanos afectados.

Esta última urgencia parece haber sido escuchada, pues ayer, mediante el Decreto Supremo N° 006-2021-SA, el Ejecutivo declaró prioritaria la producción y distribución del oxígeno medicinal “como recurso estratégico en salud”, en la lucha ante el Covid-19.

 

A través de la norma, se declaró de prioritaria atención todo lo referido a la producción y distribución de oxígeno medicinal para los establecimientos de salud públicos y privados en todo el país, “por encima de la producción industrial”.

En lo que se refiere a las camas UCI, el infectólogo Juan Villena explica mejor cómo es que se dan estas carencias. Indica que los pacientes en las salas UCI generalmente permanecen más de 20 días internados o tardan incluso hasta dos meses, quedando inutilizable esa cama durante ese tiempo.

“Entonces -dice él-, cualquier incremento de casos que tengamos, aun cuando sea pequeño, ya genera problemas en los centros asistenciales. Por eso es que decimos que ya no hay camas”.