Radio en vivo
Descarga Nuestra APP (Para navegar mejor)
Versión: 4.1 y versiones posteriores
Autor: SowerTec

La derrota de Donald Trump deja huérfano al grupo de Visegrado


El eje formado por Polonia, Hungría, Eslovenia y República Checa pierde a un aliado ideológico y estratégico con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca. La UE espera que la política comunitaria vuelva a la normalidad y se ponga fin a las divisiones internas

Fecha | Vistos 88 Internacional

La primera visita del presidente Donald Trump en Europa fue a Polonia, país que convirtió en aliado estratégico en Europa. Su primera esposa, Ivana, nació en la antigua Checoslovaquia y la segunda, Melania, en Eslovenia. Y para añadir anécdota a la crónica de color entre Washington y el Este de Europa, Joe Biden pasó su luna de miel en Hungría, país que conoce bien y del que conserva buenos recuerdos, aunque fue el primero de la Unión Europea que declaró su amor a Trump y desde el que más

ataques ha recibido a lo largo de la campaña. Su primer ministro,

Viktor Orban

, acusó al Partido Demócrata de "imperialismo moral" y a través de su conglomerado de medios de comunicación atizó los ataques al hijo del candidato demócrata de haber recibido dinero de China y Ucrania. Orban hizo suya la obsesión de Trump por

Hunter Biden

, retroalimentando la que el mismo siente por el filántropo estadounidense de origen húngaro George Soros, cuya Universidad expulsó de Hungría abriendo con ello un

contencioso con Bruselas

. Según el jefe de Gabinete de Orban, Gergely Gulyas, el enemigo Soros ha contribuido a la campaña de Biden, razón de más para situarse en el bando contrario. En las relaciones de los países del llamado grupo de Visegrado con Estados Unidos hay un poso de intereses y vísceras que, por razones diversas, tanto Orban, como el polaco Jaroslaw Kaczynski y el esloveno Janez Jansa han intentado aprovechar en los últimos cuatro años a su favor y en contra la UE. Y viceversa. Trump ha utilizado el flanco oriental europeo, especialmente Polonia, para abrir

fracturas en Bruselas

. Polonia es el único país de la UE donde Trump es valorado positivamente por la mayoría de la población. Las razones de esa afección son varias. Trump ha dado el bálsamo de seguridad que necesita Polonia para calmar sus miedos a Rusia reforzando su presencia militar en el país, les prometió apoyo en el desarrollo de su programa de energía nuclear y se convirtió en el vocero de la

oposición al gaseoducto Nord Stream II

, proyecto germano-ruso que Trump califica de amenaza a la seguridad europea. Para hacerse querer más, Trump apoyó la iniciativa "Tres Mares" propuesta por Polonia como alternativa al Nord Stream II y ha sido Polonia el país elegido para el estacionamiento de las tropas que

Trump ha ordenado retirar de Alemania

como castigo a su morosidad en aumentar su aportación a la OTAN. Es muy posible que Biden mantenga las relaciones militares, de negocios y sobre seguridad con Polonia, pero los analistas aventuran que este país dejará de ser, con seguridad, su

aliado estratégico en Europa

. Pistas ha dado en el curso de una entrevista con la cadena ABC: "Miren lo que está pasando en Bielorrusia, en Polonia y Hungría. Estamos asistiendo a un resurgir de regímenes totalitarios en el mundo. Nuestro actual presidente apoya a todos estos matones", declaró Biden, que también ha criticado la homofobia en Polonia. "Voy a ser claro. Los derechos LGBTQ son derechos humanos y las zonas libres LGBT no tienen espacio en la UE ni en ningún lugar del mundo", escribió en Twitter. La derrota de Trump deja ideológicamente huérfanos a los Visegado, una pérdida que el primer ministro esloveno se resiste a aceptar.

Janez Jansa

sigue siendo el único líder europeo que aún no ha felicitado aún a Biden. "Han sido los medios y no un órgano oficial quienes anunciaron un ganador, pero hay demandas en curso en los tribunales y hay que esperar a la decisión", argumenta en su cuenta de Twitter. Jansa se lanzó a pecho descubierto por Trump desde el inicio. En octubre, escribió textualmente en Twitter: "Respetamos las dificultades y la trágica vida personal de @JoeBiden y algunos de sus logros políticos años atrás. Pero ahora, si es elegido, será uno de los presidentes más débiles de EEUU, precisamente cuando el mundo libre necesita desesperadamente unos EEUU más fuertes que nunca. Sal y gana @realDonaldTrump". La

victoria de Biden

ha pillado al esloveno con el pie cambiado. Tiene siete meses para rectificar.

Eslovenia asumirá la presidencia de la UE en el segundo trimestre de 2021

. Orban sí ha felicitado a Biden, pero tarde, a regañadientes y con una fórmula tan ambigua como su par polaco,

Andrzej Duda

, amigo personal de Trump. La pérdida de éste es doble, de ahí que el Gobierno polaco perciba el cambio inminente en la Casa Blanca con ansiedad. Uno de los ideólogos del gubernamental partido Ley y Justicia (PiS), Ryszard Legutko, ha declarado que los resultados de las elecciones estadounidenses son "malas noticias para Polonia y para el mundo occidental" pues "EEUU caerá, como Europa, en manos de liberales e izquierdistas".

 

Populismo sin alas

La derrota de Trump corta alas a los nacionalismos europeos. Su derrota es la del populismo que los miembros del grupo Visegrado practican con sus políticas anti-migración, mediante la negación de derechos al colectivo LGBTI o al aborto y al

 

cuestionamiento y ruptura constante de las reglas de juego

 

. "Trump fue bueno para el Gobierno de Orban. El presidente Biden será bueno para los húngaros", resume el alcalde de Budapest, el liberal Gergely Karacsony. Sus colegas de en Liubliana y Varsovia, todos ellos de partidos en la opción nacional, opinan lo mismo. Y será bueno para la UE. "Sin los impulsos de Trump para dividir y debilitar la UE, la política comunitaria retornará a la normalidad", aventura el europarlamentario

 

Sergey Lagodinski

 

, del partido de los Verdes alemanes. Eso significa contención a socios en deriva democrática, coordinación transatlántica en política exterior y de seguridad y restablecimiento de las alianzas entre EEUU y la UE y con los países que como Francia o Alemania sustentan el Club de los Veintisiete, vínculos que Trump menospreció en favor de la periferia del Este.